Los emprendedores son individuos que se caracterizan por su capacidad para identificar nuevas oportunidades de negocio. Y también por sus conocimientos y recursos para transformar una idea en un proyecto viable de futuro. En la entrada de hoy vamos a hablar de este tema. Conoceremos los distintos tipos de emprendimiento que existen y los perfiles de emprendedores más comunes de la actualidad.

Yoigo Escritorio

Tipos de emprendimiento

Emprendimientos pequeños

Los pequeños emprendedores son aquellos que trabajan a la par que el resto de los empleados, que por norma general suelen ser familiares. Un buen ejemplo de esta actividad son las tiendas de alimentación, salones de belleza y profesiones autónomas, como carpinteros, electricistas o transportistas. La mayoría de estos modestos negocios apenas consiguen ser rentables y tienen como objetivo el sustento del núcleo familiar.

Emprendimientos grandes

Al contrario que el anterior, los emprendimientos grandes se relacionan con empresas que tienen presencia internacional. Deben invertir una considerable cantidad de dinero en I+D para así mantenerse con garantías en un mercado dinámico y muy competitivo. Y además de las innovaciones tecnológicas, deben tener en cuenta los criterios de los consumidores y las acciones que lleva a cabo la competencia. Algunos ejemplos actuales lo tenemos en Microsoft, Apple, Amazon, Facebook o Starbucks.

Emprendimientos escalables

Estos tipos de emprendimientos empiezan con una inversión muy pequeña. Pero cuentan con el suficiente potencial de mercado y planificación para desarrollar un enorme crecimiento en el futuro. Muchas de las startups tecnológicas entrarían dentro de esta categoría. Como las apps, que dependiendo de la respuesta de los usuarios pueden convertirse en negocios muy rentables a corto plazo. Esta es la razón por la que los inversores de riesgo aportan su capital y experiencia en estos proyectos incipientes. Muchos fracasan, pero el retorno de la inversión cuando funcionan es superlativo.

Emprendimientos sociales

Y finalmente, vamos a mencionar al emprendedor social. Al contrario que los anteriores, no se busca un beneficio económico o hacerse con una cuota de mercado. Sino que el objetivo es conseguir un bien social. En esta categoría entran las organizaciones sin ánimo y otras startups destinadas a proteger los derechos humanos o el medioambiente. Así como programas educativos, sanitarios y culturales para lograr un mundo mejor y más justo. Algunos ejemplos los tenemos en Sourcing Indonesia, Encore o Innova Materials.

Perfil del emprendedor

Los emprendedores deben tener un perfil muy especifico para triunfar. Ya que no solo es necesario tener una buena idea. También hay que conocer las técnicas para transformarla en un negocio viable. Y tener la suficiente perseverancia y autoconfianza para no desfallecer en el intento. Tendrás que dedicarle muchas horas al día, por lo que es indispensable que sientas pasión por lo que haces. Requisito indispensable para mantener el entusiasmo y la determinación durante tu aventura empresarial.

Yoigo Custom

Fortaleza mental

Los aspectos mentales son muy importantes. Algunas personas creen que los emprendedores son iluminados, pero realmente se trata de usuarios capaces de enfrentarse a las dificultades y los cambios. Se caracterizan por ser flexibles y buscar alternativas imaginativas para sortear los obstáculos. Además de ser proactivos, es decir, tomar la iniciativa y anticiparse a todos los problemas que pueda provocar el mercado.

Liderazgo y motivación

Un emprendedor debe ser creativo y adoptar una posición de liderazgo. Esto no solo se limita a planificar o dar órdenes. Sino que incluye capacidades de motivación y un conocimiento exhaustivo de las características de cada puesto de trabajo. Para así sacar el máximo rendimiento a tu plantilla y crear un gran ambiente en la fábrica u oficina. Si hablamos de liderazgo, el mejor ejemplo lo tenemos en Steve Jobs, cofundador de Apple. Excelente comunicador y creador de los sistemas actuales de trabajo en equipo.

Confianza y serenidad

Por supuesto, es indispensable tener paciencia y mantener la serenidad en los momentos más complicados. No tomar nunca decisiones en caliente y considerar los fracasos como una fase de aprendizaje. También debes ser una persona con metas ambiciosas, que servirán de estímulo para sacar adelante el proyecto. Finalmente, hablaremos de la autoconfianza. El miedo es uno de los principales enemigos del emprendimiento, motivo por el cuál muchas buenas ideas nunca acaban convertidas en realidad. Y aunque es normal que tengas dudas, sobre todo al principio, tendrás que trabajar este aspecto si quieres conseguir el éxito.

Los más comunes

Y vamos a acabar la entrada de hoy con los tipos de emprendedores más comunes que existen en la actualidad.

emprendimiento

 

Emprendedor inversor

Se trata de personas o grupos que prefieren invertir en otros proyectos y cuentan con los medios financieros para ello. Además, suelen tener amplios conocimientos del sector y detectan al instante las nuevas oportunidades de negocio. El objetivo es obtener una gran rentabilidad, por lo que en algunos casos aportan su experiencia para mejorar la marcha de la empresa. Los riesgos son elevados, especialmente si no contamos con asesores de confianza que nos ayuden con la toma de decisiones.

Emprendedor visionario

El emprendedor visionario se caracteriza por su capacidad de innovación, que le permite transformar más fácilmente su idea en una empresa. Eso sí, siempre con metas realistas y alcanzables. Sin olvidar que es necesario llevar a cabo un plan de acción y contar con el equipo de trabajo necesario. Este tipo encaja a la perfección con los proyectos escalables que hemos mencionado anteriormente. Que por norma general están relacionados con las nuevas tecnologías digitales de la comunicación.

Emprendedor social

No nos referimos a aquellos que poseen grandes dotes comunicativas, rasgo que es extensible a todos los tipos de emprendedores. Sino a las personas que quieren cambiar el mundo mediante la innovación y el impulso de nuevas ideas. Desde proyectos totalmente altruistas en colaboración con la administración o el sector privado. A empresas que destinan parte de sus beneficios a luchar contra la desigualdad, la pobreza o los problemas ambientales.

Emprendedor por necesidad

Durante los años de la crisis, muchos españoles tuvieron que buscar vías alternativas para conseguir ingresos. De esta forma, surgieron numerosos emprendedores por necesidad, una tendencia que todavía se observa en nuestros días. Este perfil destaca por su dinamismo para desarrollar ideas en un corto espacio de tiempo. Un excelente ejemplo es Doofinder, una empresa que crearon en 2011 Iván Navas y Enrique Martínez cuando se encontraban desempleados. En la actualidad, supera los 2 millones de euros anuales de facturación y cuenta con más de 30 trabajadores en su plantilla.

¿Te has quedado con ganas de más? ¿Tienes en mente una idea de negocio y no sabes cómo afrontarla? En este caso, te recomendamos que le eches un vistazo a estos consejos para jóvenes emprendedores que te ayudarán a dar los primeros pasos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here