En el mundo actual, en el que una buena primera impresión luce mucho más que cualquier posgrado, resulta importantísimo saber destacar sobre el resto desde el minuto uno. Y ojo, no hablamos de cómo preparar una entrevista online, algo que ya os contamos hace algún tiempo y que nos consta que os vino de maravilla para encontrar trabajo en tiempos de pandemia. En esta ocasión hablamos del paso inmediatamente anterior, ese en el que enviáis vuestro CV con la esperanza de que no caiga en el limbo del olvido. Así es, hoy os vamos a enseñar cómo hacer un currículum que llame la atención, ¡uno que os garantice la llamada para esa primera entrevista!

Y es que de nada sirve volcar todos nuestros esfuerzos en preparar la entrevista si nunca llegamos a obtener dicho premio. Hay que hacer un currículum moderno, un currículum llamativo, pero sin olvidar que todo lo que pongamos debe girar en torno al puesto al que estamos aspirando. Vamos a contaros cómo diseñar un CV que os ayude a alcanzar el éxito, a destacar sobre el resto de aspirantes que, al fin y al cabo, no dejan de ser vuestros competidores.

En la jungla de asfalto no hay leyes. El mercado laboral está como está y, dentro de las normas de decoro pertinentes, debemos hacer lo que esté en nuestra mano para conseguir el mejor puesto de trabajo posible. Eso sí, una vez hayáis cogido ideas para el CV, antes de enviarlos, echadle un vistazo al post de las entrevistas que del que os hablábamos antes, ¡a ver si os van a llamar en seguida y no vais a saber cómo afrontarla!

Consejos para hacer un currículum

Algunos de los tips que vamos a daros sobre cómo hacer un currículum eficaz os sonarán desde hace tiempo, mientras que otros serán completamente nuevos para vosotros. Que no os preocupe el hecho de leer cosas que ya sabíais, no estaréis perdiendo el tiempo, ya que estaréis refrescando ideas para currículum que es posible que no recordáseis. Los consejos para hacer un currículum nunca están de más, siempre deberían ser bienvenidos, así que atentos, ¡que vamos con ellos!

Un diseño atractivo, la clave

Si quieres saber cómo hacer un currículum perfecto, vete despidiendo del procesador de textos. Ni Word ni similar, que no te engañe la plantilla de currículum de Google Docs. Necesitas darle un poco de rock’n’roll, salirte de la norma, y la única forma de conseguirlo es utilizando herramientas de diseño.

Dos muy buenas para esto las encontrarás en el paquete Adobe: InDesign e Illustrator. No son complicadas de utilizar y a estas alturas del cuento existen multitud de tutoriales en Youtube con los que aprender de forma autodidacta. Eso sí, no te preocupes, porque si no te ves capaz o no quieres dejarte demasiado dinerito, también puedes utilizar las herramientas gratuitas que te mostraremos un poco más adelante en este mismo post.

Yoigo Custom

Aunque pueden ser de gran utilidad, lo suyo es que te salgas de las plantillas de currículum, ya que la persona que recibirá el tuyo está harta de verlas. Sé original, ¡es la mejor forma de hacer qu alguien se fije en tu CV!

Claridad y concisión, imprescindibles

Un CV no es una carta, así que ni te desahogues ni cuentes tus penas. Es un escaparate, uno en el que debemos incluir todo lo que creamos que puede darnos ventaja sobre el resto. Eso sí, a no ser que quieras ser monitor de gimnasio, guárdate eso de ‘corro maratones’, el postureo no tiene cabida cuando queremos aprender cómo hacer un currículum.

Ve al grano. Sí, quieres ese trabajo y la persona que recibirá tu documento quiere un trabajador, ¡así que hay que ponérselo fácil! Las cosas claras, en bloques bien diferenciados y en letras negras sobre fondo blanco.

Además, aunque hayáis leído que no importa que tenga dos páginas, incluso que podría llegar a estar justificado que tenga tres, nuestro consejo a este respecto es claro: procurad que os quepa todo en una. De ahí la importancia del diseño y la distribución de espacios. Un poco más adelante os dejaremos algunos ejemplos de cómo hacer un currículum que destaque, ¡así lo entenderéis muchísimo mejor!

Un toque de color está genial, ¡pero ojo con lo que haces!

Si además quieres darle un toque de color a tu CV, algo bastante recomendable, que no sea demasiado estridente. Ten en cuenta que no deberías incluir más de dos colores bajo ningún concepto, y que debes procurar que estos sean complementarios. Lo mejor es que no utilices tonos chillones, pero tampoco demasiado serios.

Evita los negros, ocres amarillos o tonos flúor y opta por azules, naranjas verdes o incluso rosdas, pero siempre en tonalidad que sean agradables. Que tu currículum no destaque por ser demasiado chillón, sino porque su composición demuestre buen gusto y profesionalidad a partes iguales

Ya hemos llamado la atención, ahora vayamos al contenido!

No todo está en el diseño, desde luego, aunque con uno bueno llevarás mucho ganados de cara a lo que viene ahora: qué contar en un buen currículum y cómo hacerlo. Para empezar, el puesto al que quieres aspirar es el que define lo que debes contar en él.

  • Si aspiras a un puesto de fotógrafo en un periódico, por ejemplo, procura que todo lo que incluyas gire en torno al mundillo de la fotografía. Nada de poner los veranos que trabajaste en hostelería para pagar tus estudios, o esos fines de semana sacando a pasear a los perros de los vecinos.

No mientas. Nunca. Inflar un currículum puede garantizarnos una llamada, pero también puede hacer que se nos caiga la entrevista a los cinco minutos de empezar, ¡y que la empresa no quiera volver a saber nada de ti! Se consigue muchísimo más con honradez que con picaresca. Ya se sabe, ‘se coge antes a un mentiroso que a un cojo’, y en el mundo laboral las mentiras acaban bastante mal.

Por lo demás, procura incluir todo esto:

  • Una imagen agradable, pero adaptada al puesto que buscamos. No es lo mismo optar a un puesto de cajero en el Mercadona que a ser creativo en una agencia de publicidad. Poned una imagen que pondríais en LinkedIn, ¡no una que colocaríais como avatar en Instagram!
  • Lo primero que debe aparecer en todo CV son los datos personales: nombre y primer apellido, número de teléfono y email y, si las tienes trabajadas, tus redes sociales profesionales. Ojo con esto último, porque abrir una puerta como esta a tus reclutadores sí puede marcar la diferencia y ser tremendamente beneficioso para tu futuro laboral.
  • Tu experiencia laboral es tu mejor carta de presentación. Ya te lo decíamos antes, habla de todo lo que has hecho, pero de todo lo que tenga que ver con la actividad a la que te estás orientando. ¿Y si es demasiado extenso? Resume o, en su defecto, habla de lo mejor. Ten en cuenta que siempre puedes enviar una carta de presentación en la que puedes explicar que hay mucho más que contar y que te encantaría poder hacerlo en una primera entrevista.
  • Por supuesto, no puedes olvidar tus skills o, dicho de otro modo más comprensible, tus habilidades. Desde idiomas hasta licencia de conducir, pasando por la informática, la conducción de carretilla o cualquier otra habilidad que destaque en el sector al que te diriges.
  • Y cerramos con algo que mucha gente no cuida y no solo es obligatorio, sino que puede darte un trabajo por mero descarte del resto de candidatos: las faltas de ortografía. No importa a qué trabajo aspires, te garantizamos que escribiendo bien se abren muchas más puertas. ¡Pero muchas!

Nuevos soportes, ¿y por qué no?

De esto os hablaremos en un próximo apartado, pero seguro que habréis visto algo en internet, o incluso en televisión, ya que algunos de ellos llegan a hacerse virales. Solo os diremos una cosa: el multimedia ha llegado al mundo laboral para quedarse, así que si tenéis tiempo y se os da bien el tema vídeo, por ejemplo… ¡podría ser la patada en la puerta que estábais necesitando!

¿Cómo diseñar un currículum?

Ya os hemos mencionado que el paquete Adobe tiene dos herramientas muy fáciles de utilizar si se les dedica un poco de tiempo, InDesign e Illustrator. ¿El problema? Pues en realidad son dos: requieren de un proceso de aprendizaje y son de pago, ¡y no resultan baratos precisamente!

Por fortuna, en internet hay mil y un recursos gratis que podemos utilizar si buscamos cómo hacer un currículum resultón en tiempo récord y sin necesidad de tener que hacer un cursillo acelerado de diseño gráfico. Lo único que necesitáis es tener las ideas claras, un poco de tiempo y buen gusto, ¡el resto se hace prácticamente solo!

Canva

No hay duda, Canva es una de las mejores opciones que encontraremos en la red si queremos impactar al primer vistazo. Es fácil de usar, es gratis, tiene varios recursos especialmente pensados para hacer un CV y nos permite cambios de color y personalizaciones sin ningún tipo de problema.

Cierto, algunos de sus temas son de pago, pero por lo general resultan bastante baratos. Además, que haya que pagar por ellos nos garantiza que son algo más exclusivos (solo paga una minoría) y que no habrá muchos currículums más como el nuestro. ¡Justo lo que necesitamos!

CakeResume

Esta herramienta está tan enfocada a los que buscan cómo hacer un currículum que prácticamente los hace solos. Para empezar nos enfrenta a un cuestionario sobre algunos aspectos de nuestra actividad laboral, y cuando al fin llegamos al quid de la cuestión… ¡nos encontramos con varios bloques ya rellenos!

Al igual que en Canva, en CakeResume podrás personalizar los temas como quieras, aunque bien es cierto que algunas opciones son de pago y requieren de una suscripción mensual. Eso sí, teniendo en cuenta que podrás exportar tu CV en PDF sin problema y que también podrás linkar en la versión web algunos de tus trabajos y tus redes sociales, creemos que puede ser una gran inversión. ¡Con suerte no tendrás que pagar muchas cuotas porque encontrarás trabajo pronto!

VisualCV

Y cerramos nuestra selección de recursos gratuitos si buscas cómo hacer un currículum sin experiencia en herramientas de edición con Visual CV, una herramienta más de este curioso ecosistema laboral al que no ha tocado enfrentarnos.

Al igual que los anteriores, VisualCV nos permite multitud de personalizaciones como la creación de cajas de texto y la adición de imágenes. Como ellos, también tiene una versión de pago, imprescindible si queremos acceder a sus mejores plantillas, aunque en su caso recibiremos algo más. ¿Que qué? Pues ni más ni menos que un contador que nos dirá cuántas personas han visto nuestro currículum en la web.

La verdad, a esta última funcionalidad no le vemos mucha utilidad, pero francamente, nunca se sabe de dónde llegará la oportunidad de nuestras vidas, ¡todo suma!

 

Ahora bien, si eres realmente nulo con la informática y aunque lo hayas intentado no te  ves capaz de dar vida a tu propio currículum, quizás no sea mala idea recurrir a un profesional de esto. Bastará una búsqueda en redes sociales para encontrar a un buen diseñador que coja tus datos y los organice de un modo de lo más llamativo. Te tocará pagar por ello, pero al menos te ahorrarás tiempo y sufrimiento, ¡y ofrecerás a tus posibles contratadores un documento con un acabado profesional realmente irresistible!

Enfócalo como una inversión más que como un gasto, exactamente lo mismo que seguir leyendo este post aunque ya hayas tomado la determinación de recurrir a un profesional. ¿Y eso por qué? Pues porque un diseñador sabe poner las cosas bonitas, pero tendrás que ser tú el que le diga qué quieres y cómo lo quieres. Tu granito de arena sigue siendo imprescindible, así que implícate al máximo en la tarea.

Currículums modernos: ejemplos y consejos

No todos los sectores se prestan a este tipo de genialidades, desde luego. Eso sí, si crees que en el tuyo hay un hueco para la originalidad (la comunicación es un gran campo en el que experimentar), lo cierto es que el mundo audiovisual puede darte esa diferenciación puede que lleves años buscando. Y no, no nos referimos únicamente a mirar al objetivo de una cámara y presentarte, qué va. Eso ,a estas alturas, puede resultar hasta rancio.

Hablamos más bien de iniciativas como la del joven Israel, que a quien puso ante la cámara fue a su abuela, Teresa, ¿quién le iba a vender mejor que ella? De hecho, a la gente que se quiere mucho se le suele decir que ‘no tiene abuela’, pero él sí que la tenía… ¡y le sacó un auténtico partidazo!

Desde luego, una empresa que no se derrita con algo así es que no tiene corazón. Eso sí, Israel no fue el único que decidió salirse del tiesto en busca una oportunidad laboral.

Enzo Vizcaíno no solo recurrió al vídeo, sino que además se fue a un vagón de metro a cantar un tema de lo más pegadizo con el que se vendía a las mil maravillas. No sabemos cómo le salió el invento, pero se haber sido nosotros los empresarios, solo de ver a lo que había decidido enfrentarse por conseguir una oportunidad con nosotros ya nos habría ganado.

¿Y qué decir de Mark Leruste? Lo suyo fue un auténtico currazo, ¡como el que esperamos que terminase encontrando después de esto!

Eso sí, hay algo que nunca falla a la hora de elaborar un videocurrículum, y es aprovechar tus conocimientos y demostrarlos en la presentación que vayas a enviar al sitio en que quieres trabajar. Sandra Pavón quería darse a conocer en entornos de marketing, publicidad, comunicación y redes sociales, ¡y vaya si lo hizo!

Eso sí, no todo es vídeo a día de hoy. Los podcasts y las redes sociales se han convertido en dos de los formatos más atractivos a la hora de buscar trabajo. De hecho, a pesar de que han pasado ya unos cuantos años, se nos quedó grabado esto que hizo Ignacio Castiella en Twitter. Este redactor publicitario dividió en dos su personalidad y utilizó sus dotes comunicativas para crear dos perfiles diferentes sobre sí mismo (@icastiellas y @Castiellas) que mantuvieron una conversación realmente mágica. A él, por cierto, sí le sirvió para encontrar trabajo en una agencia. ¡Un logro totalmente merecido!

Como hacer un currículum perfecto aunque no tengas experiencia

Si estás pensando cómo hacer un currículum sin experiencia y no terminas de verlo, atiende, porque esto te interesa. La parte de la experiencia en un CV es muy importante porque cuenta, en muy pocas palabras, qué es lo que la persona que tiene que decidir si nos contrata o no puede esperar de nuestra incorporación a la empresa.

Sin embargo, esa misma persona tiene clarísimo que hay diamantes en bruto, todavía por pulir, que no tienen nada que agregar a esta parte del currículum, pero sí mucho que ofrecer de otro modo. En toda empresa gusta buscar talentos a los que iniciar, a los que formar, sin vicios previos que en la mayoría de las ocasiones son mucho peores que tener que enseñar a alguien desde cero.

Por eso, si no te has lanzado a preparar tu currículum porque no tienes experiencia laboral alguna, empieza a pensar en cómo puedes compensar eso.

  • Prácticas
  • Labores de voluntariado
  • Cursos deportivos (uno de entrenador puede denotar dotes de liderazgo)
  • Formación complementaria

A nosotros, además, siempre nos gusta guardar un pequeño espacio en el que contar a la persona encargada de la selección de personal algo emocional, algo que le llegue. En este caso, que a pesar de no tener experiencia previa, sí que tenemos muchas ganas de aprender. Qué nos ha movido a aspirar al puesto aún a sabiendas de nuestras pocas posibilidades. O qué esperas haber aprendido cinco años después de haber conseguido el trabajo si lo estiman oportuno.

La mayoría de la gente no hace esto. Se limita a poner sus datos y esperar a que les llamen. Sin embargo, mimar un poco el currículum y, de paso, a la persona que lo lee, es un punto muy a favor de la persona que de verdad quiere un trabajo.

Ya se lo decía Luis Aragonés a los jugadores de la Selección Española en la Eurocopa que terminaron ganando en 2008: ‘Saluden al árbitro por su nombre, le gustará. Ustedes son famosos, él sabe perfectamente quiénes son, y no se espera que ustedes sepan quién es él’. Al final, por muy fríos que creamos que son los técnicos de selección de personal, son personas con su corazoncito, ¡y tocarles la fibra puede ser una muy buena forma de lograr lo que buscamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here