¿Quieres mejorar tu productividad en el trabajo? ¿Quieres que tus trabajadores mejoren su productividad en tu empresa? Hay muchas maneras de conseguirlo y, aunque debe ser responsabilidad de todas las partes porque los beneficios son para todos, es la compañía la principal responsable de poner en marcha las políticas necesarias para que sus trabajadores mejoren su productividad laboral y, de paso, los resultados de la empresa. En este post te proponemos algunos consejos para alcanzar los máximos objetivos con el menor empleo de recursos posible.

Obtener mayor productividad en el trabajo

El término productividad es un concepto que muchas veces confundimos con el rendimiento económico en una empresa pero la productividad laboral se refiere en realidad a la eficiencia en el trabajo, no sólo de una persona sino de un equipo, de una maquinaria o en la conversión de insumos en productos útiles. Básicamente, mide la relación que existe entre la cantidad de productos obtenidos en base a los recursos utilizados para obtenerlos. Por eso, es una medida muy importante para las empresas porque proporciona numerosas ventajas -también de tipo económico- para la compañía:

  • Se ahorran costes
  • Se logran los objetivos
  • Se ahorra tiempo
  • Se organiza mejor el trabajo
  • Crece el beneficio de la empresa

La productividad laboral, como decimos, se mide al dividir la cantidad de productos o servicios producidos entre el número de recursos laborales consumidos para su producción.

Es importante medir la productividad laboral porque ayuda a la empresa en muchos aspectos:

  • Así se detecta qué situaciones impiden que se pueda incrementar esa productividad laboral.
  • Permite a la compañía anticiparse a situaciones no deseadas.
  • Ayuda a comprobar los efectos de las políticas y estrategias utilizadas por la empresa.
  • Permite conocer mejor la empresa y a sus empleados.

¿Cómo mejorar la productividad laboral?

Para los emprendedores, la búsqueda de la productividad es esencial. Por eso, el objetivo de las empresas es incrementar la productividad del trabajo, tanto la productividad personal como la que se refiere al equipo en su conjunto y para eso hay políticas que son responsabilidad de la empresa para que cada trabajador mejore su productividad y eficiencia de manera natural y casi voluntaria, ya que los beneficios no sólo son para la compañía sino también para el propio empleado. ¿Cómo lograr una mejor productividad en el trabajo?

  • Sin un buen clima laboral, no esperes implicación por parte de los empleados.
  • Una mayor flexibilidad y conciliación mejora la productividad.
  • Un buen sistema de comunicación interna es esencial para mejorar las relaciones con los empleados.
  • Motivar a los trabajadores es un aspecto fundamental para la mejora de la productividad y hay múltiples fórmulas para lograrlo.
  • Un entorno adecuado y con los medios necesarios para el desarrollo del trabajo mejora la eficiencia.
  • La formación adecuada de los trabajadores para la labor que desarrollan ayudará a mejorar su productividad.

Priorizar tareas y gestionar tu tiempo en el trabajo

Un buen profesional también querrá mejorar su productividad laboral, ya no sólo por los beneficios que eso pueda suponer para la empresa en la que trabaja sino también porque eso supone invertir menos tiempo en realizar determinadas tareas, proporciona cierto grado de satisfacción personal al conseguir los objetivos e incluso puede suponer un crecimiento profesional.

Yoigo Custom

Por todo esto, al propio empleado le interesa mejorar su productividad y, para conseguirlo, hay ciertos aspectos en los que debe hacer incidencia.

  • Planificación en el trabajo. Saber qué hacer, cómo hacerlo y cuándo hacerlo te ayudará a tener una mayor productividad. La desorganización y la improvisación no son buenas consejeras.
  • Gestión del tiempo en el trabajo. Organizar las tareas y saber a cuál hay que dedicar más o menos tiempo es imprescindible para no ‘desperdiciar’ ese bien tan preciado que es el tiempo.
  • Descansos en el trabajo. Abusar del tiempo de recreo o parar cuando no conviene también puede empeorar nuestra productividad. El tiempo de descanso en el trabajo es importante, pero hay que saber gestionarlo para no echar luego más horas de las que esperábamos.
  • Priorizar. Es importante jerarquizar las tareas que debes hacer a lo largo del día. Por ejemplo, es importante la gestión de mails, saber cuáles son urgentes e importantes de los que no lo son. A menudo perdemos más tiempo en esa actividad que en nuestras funciones prioritarias.

Son sólo algunos ejemplos de cómo un empleado puede conseguir que su jornada laboral sea suficiente para llevar a cabo todas las tareas que tiene que asumir o, al menos, poder realizar el máximo de tareas con el menor empleo de recursos posible.

Descansos y practicar deporte y su relación con el trabajo

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo insiste en que el deporte proporciona numerosos beneficios para la productividad empresarial. Estudios como el de la multinacional norteamericana Gympass revelan que practicar ejercicio físico incrementa considerablemente la productividad de un trabajador.

Es por esto que cada vez está más presente el deporte en las empresas españolas, ya que está demostrado que se obtienen muchos beneficios para el trabajador que repercuten directamente en la compañía.

No es ya nada extraño que muchas empresas incluyan en sus propias instalaciones espacios destinados a la práctica deportiva. Para muchos trabajadores, hacer deporte por la mañana antes de entrar al trabajo es una manera de empezar la jornada con energía y buen humor, lo que repercute en su rendimiento.

El deporte es bueno para mejorar la salud, subir la autoestima, liberar tensiones, combatir el estrés y mantener activos cuerpo y mente. Además, mejora la concentración y el buen humor, lo que también influye en la productividad de un empleado.

A las empresas, por tanto, les interesa que sus trabajadores puedan combinar trabajo con deporte y, para eso, tienen que poner en marcha políticas de reciprocidad. ¿Quieres mejorar el rendimiento de tus trabajadores? Mejora su conciliación, mejora el clima laboral, mejora su espacio de trabajo, mejora la comunicación interna… ¿Será el deporte el mejor aliado para la productividad laboral? ¿A que ya te estás planteando instalar un gimnasio en tus oficinas? Seguro que sería beneficioso para todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here