Dicen que hay que ver la crisis como una oportunidad pero, ¿quién se atreve a lanzarse a la aventura empresarial en medio de la incertidumbre de una descontrolada pandemia?

Yoigo Escritorio

El COVID-19 ha vuelto a ponernos a prueba en este terreno y, en un país que depende tanto de un sector como el turismo y, con él, la hostelería, es mucho más complicado abordar un proyecto de este tipo si no se tienen claras todas las pautas que hay que seguir. Si tienes pensado montar un restaurante (o ya lo tenías entre tus planes antes de que el coronavirus llegara a nuestras vidas), puede que sea ahora más importante que nunca que elabores un buen plan de negocio que tenga en cuenta todas las variables que han cambiado y que debes tener en cuenta a la hora de poner en marcha tu proyecto.

Plan de negocio para un restaurante, ¿en qué debe cambiar en tiempos de COVID?

Los criterios y la normativa han cambiado en el sector hostelero porque maximizar la higiene y mantener la distancia social son dos premisas ineludibles a la hora de abrir un negocio de restauración.

Hasta ahora, era necesario plasmar en un documento cuál era la idea que tenías para tu negocio, es decir, el plan de negocio que querías para tu restaurante.

En ese documento era esencial concretar de forma minuciosa cuál era tu objetivo al poner en marcha tu restaurante, analizar su era viable desde el punto de vista técnico, comercial y, por supuesto, financiero y, además, planificar tu estrategia de negocio, detallando cuáles iban a ser tus pasos y qué recursos ibas a utilizar para comenzar tu andadura.

En función de cómo fuera el restaurante que tenías pensado poner en funcionamiento, ese plan de negocio sería más o menos desarrollado, todo en función de la complejidad del proyecto y de la inversión que fueras a realizar.

Yoigo Custom

Parece simple pero no lo es y menos ahora con esto del COVID. La normativa ha cambiado para los restaurantes ya existentes y se debe aplicar también a los de nueva creación. Y no sólo la legislación, también los modelos de negocio de los restaurantes han tenido que adaptarse a las circunstancias para salir a flote, por ejemplo, con los servicios de comida a domicilio que hasta ahora no estaban tan extendidos

Partes de un plan de negocio

En un plan de negocio, como te hemos dicho al principio de este post, tienes que detallar tu idea para tu restaurante, examinar su viabilidad y planificar tu estrategia si quieres diferenciarte de la competencia y tener éxito. Todo eso queda reflejado en un documento que debe constar de las siguientes partes:

  • Resumen ejecutivo: Recoge las fortalezas y oportunidades que pueden llevar al éxito a tu negocio. Tiene que ser breve y claro y su objetivo es atraer inversores o financiación.
  • Proyecto: Explica el origen de tu idea, las claves que consideras que la harán tener éxito y el valor añadido que aportará tu negocio.
  • Investigación de mercado: Aquí quedarán reflejados su ubicación y el público al que te diriges, detallando los aspectos positivos y el estudio previo que explique las razones de esta elección.
  • Estrategia de marketing: ¿Cómo darás a conocer tu negocio? ¿Qué ofreces? ¿Cuál es la filosofía de tu restaurante? La oferta gastronómica, la decoración, el ambiente, el trato al cliente, el horario… Todo eso, además de los canales que emplearás para atraer clientela, debe quedar reflejado en este apartado.

  • Proceso de negocio: ¿Cómo sacarás adelante tu restaurante? Empieza por definir los perfiles que necesitas y la contratación de tu personal y refleja todos los aspectos y licencias que requiere un restaurante para su apertura (desde su licencia de actividad hasta las medidas de higiene o la climatización del local).
  • Plan económico: ¿Cuál es la inversión que necesita tu restaurante? Contempla los recursos económicos propios y ajenos que necesitarás, qué necesitas para montar tu restaurante (reforma del local, mobiliario, aplicaciones informáticas, etc.), cuál es tu previsión de gastos e ingresos, etc.
  • Plan de contingencia: Si antes era importante este punto, ahora lo es mucho más por la incertidumbre del COVID. ¿Qué puede fallar y cómo puedo afrontarlo? Si tu negocio está en peligro, ¿cómo reaccionarás? Es importante analizar esta variable.
  • Análisis DAFO: Determina cuáles son tus Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, te ayudará también para reflejar el punto anterior.
  • Calendario de ejecución: Establece plazos, marca tus objetivos en una línea de tiempo.

La importancia de elaborar tu plan de negocio

Sí, son muchas las cuestiones a tener en cuenta a la hora de lanzarse a la aventura empresarial, y más en tiempos de crisis, y mucho más si el negocio que planeas es uno de los más castigados por los efectos de la pandemia. Por eso es muy importante que analices muy bien tu plan de negocio y que no dejes nada al azar, porque ése ya te buscará cuando menos te lo esperes. A las pruebas nos remitimos.

El modelo de negocio de un restaurante, pasado y futuro

El riesgo de montar un restaurante en una época de cambios como ésta es todavía mayor de lo habitual cuando se emprende un negocio. Por eso, a la hora de elaborar tu plan de negocio para tu restaurante, has de tener en cuenta algunos puntos:

  • Ubicación. Antes tenías en cuenta si la zona en la que se iba a localizar tu restaurante había buena afluencia de personas. Ahora, además, tienes que valorar que en ese sitio exista capacidad logística para poder poner un servicio de delivery o de take away interesante para el consumidor. ¿Crees que irá a recoger un pedido si no puede aparcar el coche y cuando llegue a casa la comida va a estar fría?
  • Rentabilidad. En un momento de crisis no se puede pensar en un negocio con el que vayas a ganar mucho dinero, sino en uno en el que, con la inversión realizada, puedas sacar rentabilidad. Para eso, hay que pensar más en minimizar costes.

  • Clientes. Tienes que llegar hasta tus potenciales consumidores y no sólo vale con un plato vanguardista, sino que debes ‘vender’ una historia. El cliente se tiene que identificar con el leitmotiv de tu restaurante, para que lo vea como un negocio cercano y atractivo al que querer acudir.
  • Oferta gastronómica. Como hemos dicho, la legislación ha cambiado y el comportamiento del cliente, también. Ya no es posible pasar horas disfrutando de  la comida y la compañía en un restaurante. La estancia en el local es más corta y los consumidores no pueden perder un tiempo precioso en decidir qué quieren comer, por eso debes adaptar tu carta a las circunstancias y ofrecer algo más breve y sencillo.
  • La barra. De momento, se acabó eso de comer en la barra, pedir en la barra, apoyarse en la barra, ligar en la barra… Y eso lo tienes que tener en cuenta tú a la hora de adaptar el plan de negocio de tu restaurante. Busca la mejor forma de dar ‘una segunda vida’ a esa barra que ahora debe estar libre pero que puede volver a ser lo que era en el futuro. Busca la manera de adaptar ese espacio y refléjalo en tu planificación.

  • Precios. Por supuesto, este aspecto es clave si quieres atraer clientes y lo debes tener muy claro, más ahora que todos nos pensamos mucho si acudir o no a un restaurante con un virus descontrolado ‘suelto’. Debes ajustar los costes, tener en cuenta los gastos que te suponen un servicio extra de envío a domicilio, por ejemplo, pero procurar que el cliente lo conciba como razonable en cuanto a calidad-precio-servicio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here