El número de profesionales autónomos cada día se incrementa en nuestro país y con las herramientas disponibles en la actualidad, cada vez es más fácil llevar en orden y en regla, todo el tema de emitir facturas y controlar la facturación de tu actividad. En el post de hoy aprenderás todo lo que necesitas saber sobre cómo hacer una factura. Si eres autónomo o emprendedor, este post te ayudará.

¿Qué es una factura?

La factura es el elemento principal para la actividad de los trabajadores autónomos. Este documento comercial contempla y registra la información que exige la ley sobre una venta de un producto o la prestación de cualquier servicio.

Con las herramientas que tenemos disponibles en Internet, bien sea servicios gratuitos o versiones de pago, es muy fácil emitir las facturas ordinarias como facturas electrónicas, lo cual supone un ahorro de tiempo y dinero, junto a las facilidades que ofrece para clientes, proveedores y gestarías.

¿Quién está obligado a hacer una factura?

Cualquier persona o empresa que realice una actividad económica tiene la obligación de emitir factura. De todos modos, en la página oficial de la Agencia Tributaria puedes encontrar de forma detallada quiénes están obligados a la emisión de facturas.

Las normativas que rigen este marco son: la Ley General Tributaria, la Ley del IVA y la normativa de facturación. Por ello, si tu cliente es autónomo o empresa; si tu cliente te exige factura por motivos fiscales; si tu cliente es una Administración Pública o persona jurídica, si tu actividad es la venta de bienes o servicios determinados.

Contenidos y datos obligatorios de una factura

La facturación te facilitará el administrar tu actividad comercial y proporcionará datos importantes para la buena contabilidad de la misma.

La función principal de la factura es demostrar y acreditar que una operación comercial se ha hecho de forma correcta y en base a las exigencias de la ley.

Dentro de ella debe reflejarse los siguientes datos: la numeración de las facturas, ya que es importante que exista una correlación en todas aquellas que emitas y lo hagas de forma ordenada.

Fecha de emisión. Es importante que se refleje este dato, ya que cualquier ente o parte implicada en la actividad, puede confirmar la fecha en que se hizo dicha factura.

Tus datos fiscales. Debes incluir el nombre completo o la razón social, tu dirección física y lo más importante, debe visualizarse tu NIF. Por su parte, también es obligatorio que se incluyan todos los datos fiscales del cliente a quien le cobras.

Luego debes describir la operación que estás cobrando, sin dejar de especificar el precio por unidad antes de aplicarle los impuestos correspondientes. Al final de la factura, debes detallar el tipo de IVA y si existe alguna retención de IRPF, también debes colocarla. De esta forma, al colocar el importe total de la operación, cualquier parte implicada puede verificar la información de forma clara y precisa.

Normativa a tener en cuenta

En cuanto a la normativa a tener en cuenta, vale destacar que existe algunos casos en los que el servicio realizado está exento de IVA; en estos casos es muy importante que detalles como una observación que la factura está exenta del impuesto y especificar el artículo/ley que lo permite.

Otro tema importante es la conservación de las facturas emitidas. La legislación vigente obliga a cualquier empresa o autónomo, a conservar las facturas en un periodo mínimo de cuatro años luego de su facturación.

Por último, la emisión de factura nos obliga a la declaración del IVA, las retenciones que se hayan aplicados, si las hubiese y a la conservación de la facturación, la cual siempre será la manera de acreditar nuestra actividad comercial.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here