En la mayoría de las ocasiones, cuando tenemos una idea de negocio y decidimos llevarla a cabo, pensamos que a lo único que tendremos que hacer frente es al gasto de autónomo. Es decir, la cuota que tenemos que abonar mensualmente para poder desempeñar nuestra labor como trabajadores por cuenta propia. Sin embargo, lo cierto es que los gastos de un autónomo al mes son muchos más.

Existen varios gastos fijos a los que nos tocará hacer frente sí o sí, gastos que no tienen nada que ver con dicha cuota, pero sí con nuestra actividad. Además, si es la primera vez que nos damos de alta o hacía unos años que no lo hacíamos, los gastos de autónomo del primer año no tendrán nada que ver con los que vendrán después. Hoy no venimos a echar por tierra vuestras ilusiones, pero sí a poneros los pies en el suelo para que sepáis a ciencia cierta cuánto necesitaréis facturar para sacar adelante vuestro proyecto. ¡Vamos con ello!

¿Qué gastarás en impuestos y gestoría siendo autónomo?

A la hora de hablar de impuestos, conviene saber qué debemos considerar gastos como autónomo y qué no.

Por ejemplo, aunque podría parecer que el IVA es un gasto, en realidad no lo es. ¿Y eso por qué si supone entre un 10% y un 21% de los beneficios? Pues porque no es así para nada. Sí, supone esa cantidad, pero no sobre nuestros beneficios, sino aparte de los mismos. Es decir, es el comprador el que tiene que hacer frente a dicha cantidad, el precio que nosotros hayamos marcado será el importe total más el IVA. Lo único que hace un autónomo es guardar ese dinero y entregárselo a Hacienda cuando toque.

El problema viene cuando no sabemos esto, o queremos hacer oídos sordos, gastamos el dinero y Hacienda nos lo reclama. Hay que tener muy presente que no todo el dinero que entre en nuestra caja es nuestro. Los impuestos están ahí y hay que cumplir con ellos. A lo que sí tendremos que hacer frente como autónomos será al IRPF. Este impuesto sí supondrá entre un 7% y un 20% de nuestros ingresos, y es otra cantidad que conviene ir guardando mes a mes para no llevarnos una sorpresa desagradable.

En cuanto a la gestoría, lo verdaderamente ideal para empezar es buscar una que no nos cueste un ojo de la cara. Lo habitual, si aún no tenemos mucho volumen de trabajo, es que nos cobren entre 50 y 70 euros. Todo lo que exceda ese precio no va con nosotros, puesto que no podremos permitírnoslo.

Yoigo Custom

Ahora bien, no veáis la gestoría como un gasto, sino como una inversión en tiempo. El tiempo que dediquéis al papeleo no podréis rentabilizarlo, ¡mejor seguir trabajando y que se encarguen otros aunque tengamos que pagar por ello!

Los gastos reales de ser autónomo

Pero el tema de los impuestos no es el único de los gastos mensuales de un autónomo. Cierto es que gran parte de ellos dependen del tipo de actividad que se desarrolle, así como del material que se utilice. No es lo mismo un periodista freelance, que utiliza un ordenador en su casa, que el dueño de una empresa de reparto, o el de un restaurante. Eso sí, hay ciertos gastos más o menos comunes a todos ellos, así que veamos qué cosas hay que tener en cuenta:

  • Cuota de autónomo
  • Alquiler de centro de trabajo
  • Mensualidad de vehículo + combustible
  • Seguro de Responsabilidad Civil
  • Comisiones bancarias por aspectos como el TPV (si es que lo utilizamos)

¿Y por qué no hemos hablado de la cuota de autónomo en el apartado de impuestos? Pues porque la tenemos tan normalizada que tendemos a verla como algo aparte. ¿Y qué hay que saber? Para empezar, que a la cantidad que nos digan hay que sumarle el IVA. ¿Y después? ¡Detalles como estos!

  • Si es la primera vez que te das de alta o llevabas más de tres años sin estarlo, podrás acogerte a la tarifa plana de 60€.
    • Al aplicar el IVA, dicha cantidad se acerca bastante más a los 70 euros.
    • Dicha tarifa plana puede extenderse unos meses más en el tiempo, pasando a pagar el 50% de la base mínima de cotización y después el 70%.
  • Si somos autónomos sin bonificación, desde el 1 de junio de 2021 nos toca pagar o bien 289 si cotizamos por la base mínima o 1245,45 si lo hacemos por la máxima (¡más IVA!).

De dicha cantidad dependerán aspectos como nuestro paro o nuestra jubilación.

¿Y el resto de gastos de la lista? Dependerán de vuestras propias decisiones, ¡así que id haciendo cuentas!

Deducciones que alegrarán tu bolsillo siendo autónomo

Ya os hemos hablado en alguna que otra ocasión sobre los gastos deducibles de un autónomo que quizás no conocíais. Resulta que, si podemos demostrarlos, existen ciertos gastos que pueden hacer que paguemos un poco menos a Hacienda. Por ejemplo, podemos desgravar las comidas de los autónomos, o desgravar parte del alquiler de los autónomos en ciertos casos. Otro buen ejemplo de ello son los vehículos de transporte que alquiléis o tengáis en lising, así como sus visitas al taller. ¿Y qué pasa con los gastos en abogados, notarios o personal externo? ¡Pues que también desgravan!

Lo mismo pasa con todo aquello que compréis de material electrónico para el trabajo o de material de oficina podrá ser desgravado también. ¡Y ahí entran desde ordenadores hasta sillas o mesas! La verdad es que conviene estar al tanto de los gastos deducibles de un autónomo si queréis llevaros una pequeña alegría al hacer la Renta para autónomos.

Hablad con vuestra gestoría, dejadle claro que queréis exprimir al máximo la declaración de la Renta del autónomo porque está la cosa muy malita y procurad dadle todas las facilidades a la hora de llevar a cabo el papeleo. Esa es, sin duda alguna, la mejor manera, si no de ganar dinero, al menos sí de gastar menos, ¡que al final es lo que importa!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here