La situación es insostenible. Nos piden que seamos emprendedores, pero si ya costaba encontrar ayuda para autónomos jóvenes antes de la crisis, ¿qué podemos esperar de un Gobierno que ve cómo se desangra su economía y no ofrece un programa de autónomos ayudas que salve de la ruina al tejido empresarial que lleva décadas sustentando el país? Lo poco que está llegando está siendo a través de los Gobiernos autonómicos y locales, y aunque puede que la intención sea buena… estamos viendo despropósitos tan lamentables como los hechos ocurridos a principios de noviembre en Cataluña.

Yoigo Escritorio

El Departament de Treball de la Generalitat anunciaba una partida de 20 millones de euros para ayudar a los autónomos catalanes. Hasta ahí, bien. El problema llegaba cuando estos intentaban acceder a ellas. Dos días de auténtica tortura psicológica que terminaban peor que un concierto de los Rolling Stones: con dos jornadas perdidas, y encima sin la posibilidad de acudir a reventa…

Ayuda de 2000 euros para autónomos de la Generalitat de Cataluña

Aún falta muchísimo tiempo para que vivamos el final de la crisis económica acaecida a raíz de la pandemia de coronavirus que asola al planeta. Parece no tener fin. Primero fue el confinamiento domiciliario de varios meses, luego la apertura con restricciones de la mayoría de los negocios, luego los cierres perimetrales… Y, finalmente, un nuevo cierre de actividades laborales no esenciales que ha supuesto el fin definitivo para muchos negocios. Algunos de ellos, con bastantes décadas de buen hacer a sus espaldas. Eso sí, los trabajadores por cuenta propia han tenido que seguir pagando la cuota de autónomos y demás impuestos durante todo este tiempo.

Cierto, había que hacer algo para frenar la sangría de muertes provocadas por el dichoso SARS-CoV-2, pero no podía hacerse con cero ayudas para autónomos, o con ayudas harto insuficientes para cubrir sus gastos. De ahí que la ayuda para autónomos en Cataluña fuese muy celebrada por los allí residentes. El Departament de Treball de la Generalitat anunciaba un presupuesto de 20 millones de euros con el que intentar paliar las necesidades de unos profesionales que fueron de los primeros en tener que volver a cerrar sus negocios. ¿El problema? Que los números no cuadraban, tal y como ha demostrado el resultado.

La intención era buena, no lo dudamos, pero los 2.000€ de ayuda autónomos en Cataluña solo han dado para cubrir las 10.000 primeras peticiones. Es decir, que la aplaudida ayuda autónomos Barcelona ha durado ni más ni menos que 10 horas. Se ha volatilizado en poco más de una jornada laboral, aunque como muchos de ellos saben, la jornada laboral ‘de verdad’, no la que hay sobre el papel, suele durar algo más. ¿Y ahora? ¿Habrá una ampliación de ayudas a autónomos?

La consejería estudia ampliar las ayudas

Los numerosos problemas que encontraron los trabajadores por cuenta propia para acceder a los servidores de la Generalitat, y la noticia de que las ayudas habían volado tras dos días intentando acceder a ellas sin éxito, fueron la gota que colmó el vaso. Tal fue el atasco del sistema informático de la Administración pública catalana que, con el proceso ya finalizado, se recepcionaron más de 400.000 solicitudes en el espacio de una hora. Por desgracia, la política de dicha ayuda, que tampoco es que suponga un gran respiro, era que se la llevaban los primeros en llegar, así que poco o nada se podía hacer ya.

Yoigo Custom

A sabiendas del malestar y la indignación generados, Treball anunciaba que estudiaría una posible ampliación ayudas autónomos. Eso sí, a sabiendas de cómo transcurrió la primera… lo mejor será no hacerse muchas ilusiones. De momento, lo único que sí es seguro es que, tan solo durante los dos meses anteriores al desastre de estas ayudas, la afiliación RETA bajó en más de 8.000 personas. O lo que es lo mismo, que cerca de 140 autónomos al día se vieron obligados a darse de baja de este régimen económico.

De ahí que digamos que, por muy buena intención que llevase la iniciativa catalana, por muy mal que haya salido, las autónomos ayudas deben ser superiores a 2.000 euros, y deben llegar cuanto antes. Si el tejido empresarial de España desaparece, la (escasa) riqueza del Estado no solo se verá seriamente resentida, sino que tardaremos décadas en salir del pozo. ¿Y qué pasa si hablamos de autónomos y paro? Pues que los hosteleros que decidan intentar salvar los muebles con repartos a domicilio solo accederán a él si demuestran que sus ganancias han sufrido una caída del 75%. Lo dicho, un auténtico despropósito.

Y ahora… el más difícil todavía

Las autónomos ayudas ofrecidas por el Gobierno a principios de la crisis fueron insuficientes. Muchos empresarios se dejaron los ahorros de una vida y terminaron arruinados, entre otras cosas, por adecuar sus negocios a la nueva situación para poder seguir abiertos, pero ahora se han visto obligados a volver a cerrar. Y son muchas las personas que conformaban la maltrecha clase media española las que ahora integran las ‘colas del hambre’ a la espera de poder llenar sus neveras para poder dar de comer a sus familias.

Sí, lo sabemos, puede que esto suene algo exagerado, pero la situación es así de cruda. La ayuda autónomos en Cataluña ha sido un paso. Mal dado, pero ahí queda. Lo que ahora hace falta es que el Gobierno nacional deje de lavarse las manos y de delegar en las comunidades autónomas y pase a la ofensiva con un plan de rescate a esos autónomos que, tras toda una vida de trabajo, han visto cómo se les ha desmoronado todo como si fuese un castillo de naipes.

¿Qué pasa con la congelación de la cuota de autónomos? ¿Qué pasa con los alquileres? ¿Y con los gastos que acarrean unos ERTES que han demostrado no ser la solución para nadie? La ampliación ayudas autónomos no solo es justa. Es necesaria, más que nunca, y las consecuencias de no llevarla a cabo pueden rersultar tristemente históricas. Y si no, al tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here