De la misma forma que el mercado empresarial ofrece múltiples opciones para todos los profesionales, los emprendedores también tienen a su disposición distintos caminos hacia los que dirigir su idea de negocio o su filosofía de empresa.

En este artículo vamos a indicarte los 3 destinos principales de un emprendedor, que no siempre se escogen, sino que muchas veces aparece la oportunidad en alguno de ellos y se aprovecha.

El emprendedor con empresa propia

El objetivo básico de un emprendedor es desarrollar su idea de negocio y montar una empresa en relación a su producto o servicio, desde la que evolucionar hacia otras líneas de comercialización o hacia una expansión de su área de actuación comercial.

Es la filosofía clásica de cualquier emprendedor y donde en realidad termina la mayoría de profesionales que, como mínimo, intentan abrirse hueco en el mercado empresarial.

El emprendedor que opta por una franquicia

En ocasiones un emprendedor tiene ideas que pueden aplicarse en un negocio, incluso en varios sectores diferentes, pero no tiene los recursos o la voluntad de crear su propia empresa.

Este es el motivo por el que muchos emprendedores se fijan en la opción de una franquicia, una salida profesional en la que pueden tener suficiente libertad como para aplicar ciertas medidas que considera óptimas para llevar un negocio, pero sin tener que ser propietario completo del mismo.

En algunas ocasiones la franquicia es también una prueba que muchos emprendedores aprovechan, para en el futuro seguir invirtiendo en nuevas franquicias o directamente abrir un negocio propio basado en su experiencia profesional.

El emprendedor que trabaja en una empresa

Hay un tercer camino que escogen muchos emprendedores, que consiste en trabajar por cuenta ajena en una empresa. Puede parecer que esta opción es la renuncia a los deseos de emprendedurismo originales, pero no tiene por qué ser así.

En este caso, se requiere una dedicación profesional a un sector que permita la innovación, así como también la búsqueda de una empresa que motive este carácter emprendedor entre sus empleados, con el fin de seguir evolucionando.

El sector tecnológico es con diferencia uno de los que mayor cantidad de empresas dentro de esta tipología ofrece. Estas compañías están formadas por muchos emprendedores, que de forma individual o en colaboración con otros profesionales, motivan el desarrollo de productos, servicios o metodologías de trabajo y comercialización, con las que la compañía sigue creciendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here