En muchas ocasiones identificamos las desventajas que tiene el emprendedor a la hora de sobrevivir en el entorno empresarial. Sin embargo hoy vamos a desarrollar un concepto completamente opuesto, el de sus ventajas, centrándonos sobre todo en la cercanía que puede ofrecer.

Diferencias entre emprendedor y gran empresa

Un emprendedor, ya sea fundador de una startup o autónomo de un negocio propio, se presenta como un profesional con nombre, apellidos, trayectoria, éxitos y fracasos, así como prometedoras ideas de negocio.

Una gran empresa, en cambio, tiene que basarse en el atractivo comercial de sus marcas y productos, junto con un precio equilibrado y un servicio global. Hay impersonalidad en este tipo de compañías, que intenta reducirse al menos en apariencia mediante una publicidad que se vuelca principalmente en los sentimientos y emociones.

Aprovechamiento de la cercanía del emprendedor

El emprendedor puede aprovechar esta ventaja de cercanía, mediante su presencia pública en eventos relacionados del sector, la entrevista directa con otros profesionales y, sobre todo, con los clientes, así como su imagen en todos los desarrollos comerciales de su idea de negocio, tanto el website, como redes sociales o, incluso, acciones publicitarias.

Obviamente hay que cuidar la imagen profesional del emprendedor, para que esta estrategia de cercanía tenga sentido y consiga el éxito que busca. No obstante, dado que se trata de profesionales que han desarrollado e iniciado una nueva idea de negocio con expectativas de rentabilidad, normalmente se ha cuidado con antelación la imagen pública que pueda aportar.

Ventajas de la cercanía del emprendedor

Disfrutar de esta cercanía como herramienta de comercialización de su negocio o producto es muy beneficioso para el emprendedor. En primer lugar porque transmite confianza a los potenciales clientes, frente al resto de la competencia que se presenta solo bajo el abrigo de una gran marca conocida.

La cercanía que ofrece el emprendedor también motiva a vincular la idea con innovación. Hoy en día es difícil intentar comercializar un nuevo producto o servicio si no se ha invertido en innovación y desarrollo, si no se ha encontrado una nueva vía sobre la que obtener rentabilidad y mejoras para el cliente.

Al ser un profesional en concreto, el emprendedor, el que abandera la utilidad de su producto o servicio, el cliente de forma inmediata se pregunta qué novedades puede ofrecerle en comparación a lo que actualmente dispone el mercado.

En tercer lugar, la cercanía del emprendedor transmite transparencia, dado que se trata de lo más parecido a una relación interpersonal en una operación comercial. Esta transparencia motiva a que los clientes se vuelquen en su proyecto y, en caso efectivo de obtener el beneficio que estaban buscando, el regreso para la futura compra o adquisición de aquello que ofrece es mucho más probable y tendrá menos competencia que grandes empresas que ofrecen los mismos productos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here