Vemos constantemente noticias sobre el crecimiento del número de proyectos emprendedores todos los años. Sin embargo, además de la potencial rentabilidad de este tipo de iniciativas empresariales, también es preciso conocer los factores que puede impulsar su desarrollo. Los repasamos a continuación.

Juventud

La media del emprendedor español es de entre 30 a 36 años. En esta franja de edad es posible abarcar proyectos a largo plazo, como por descontado a corto plazo. Esto permite una mayor variedad de iniciativas emprendedoras.

Por otra parta, a partir de los 30 años se cuenta normalmente con suficiente experiencia empresarial como para poder afrontar importantes decisiones empresariales, de inversión y de desarrollo económico, que nada más terminar los estudios no siempre es tan sencillo.

Contactos profesionales

En muchas ocasiones una idea de negocio se puede desarrollar rápidamente desde un inicio, gracias a los contactos profesionales existentes. Los contactos en cualquier sector profesional son útiles tanto para conocer un sector profesional, como para poder establecer una estrategia de crecimiento apropiada.

Muchas veces los contactos profesionales son útiles para la obtención de inversión, de promoción publicitaria y de apoyo social. Por descontado, estos contactos también pueden ser útiles para el propio desarrollo del proyecto, muchas veces por los conocimientos técnicos que pueden aportar.

Financiación

Obviamente, las opciones de financiación muchas veces condicionan las iniciativas emprendedoras. Toda idea de negocio necesita dinero para ponerse en marcha, desarrollarse y expandirse. Con la financiación adecuada, casi cualquier meta profesional es factible sobre una idea de desarrollo emprendedora potencialmente exitosa.

La financiación puede tenerse desde un primer momento por ahorros personales, puede obtenerse por las vías tradicionales de créditos y préstamos bancarios, como también mediante innovadoras estrategias como la inversión privada o métodos como crowdfunding, con los que obtendremos, si no la totalidad del presupuesto que necesitamos, al menos suficiente para buscar con mejores probabilidades nuestros objetivos.

La unión de los 3 factores, sinónimo de éxito

Con cualquiera de estos tres factores a favor, la posibilidad de desarrollar con éxito una idea de negocio es mucho mayor que sin ellas. Sin embargo, el éxito casi seguro se obtiene con la conjunción de los 3 factores.

Contando con la situación adecuada, normalmente relacionada con la edad; los contactos profesionales adecuados para su desarrollo y comercialización; así como con la financiación necesaria para un impulso económico adecuado, las posibilidades de rentabilidad y éxito serán mucho mayores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here