tiempo

El emprendedor está siempre buscando las necesidades del resto de ciudadanos para encontrar aquellas carencias en las que una idea puede ofrecer grandes ventajas. Y en la actualidad, por el ritmo de vida que se lleva, auspiciado por unas nuevas tecnologías que exigen dedicación continua de los usuarios, nos encontramos en un mundo donde el tiempo es, realmente, equiparable al oro.

La importancia del tiempo para un emprendedor

El tiempo es un elemento de un valor incalculable. Cada vez se tiene menos y es muy limitado, lo que implica decisiones importantes sobre cómo aprovecharlo. Las responsabilidades pugnan con los deseos de forma constante, mientras el tiempo pasa inexorable y, además, no regresa nunca.

La toma de decisiones sobre qué hacer en determinado tiempo, conlleva la eliminación de otras acciones que, por cuestiones físicas, no se pueden realizar dentro del mismo tiempo. Incluso no consiguen tener la dedicación mínima para ser realizadas.

Hasta hace poco, este problema como máximo generaba estrés en las personas. Hoy en día, sin embargo, se da el caso de falta de tiempo para cosas imprescindibles, como ir a hacer la compra, recoger en locales determinadas compras realizadas previamente o con reserva, pasear a los perros o buscar una habitación en una ciudad que desconoces.

Muchos emprendedores están detectando estos problemas de falta de tiempo y vuelcan en ello sus esfuerzos por poder ofrecer de forma rentable un aprovechamiento de ese tiempo (normalmente en base a un desarrollo digital), con lo que se obtiene el rendimiento deseado (tener la compra en la nevera al llegar de trabajar, encontrar unos compañeros de piso perfectos, etc.) mientras se ha trabajado, estudiado o, ¿por qué no? disfrutado del tiempo libre. A cambio tanto los responsables de la startup de turno como los usuarios que hacen de intermediarios o colaboradores, reciben su beneficio económico correspondiente.

¿Cómo organizar el tiempo?

Esto conlleva dos conceptos muy importantes también relacionados con el tiempo. Por un lado, que aprovechar el tiempo supone un coste que antes era menor o inexistente. No obstante dicho coste debe ser lo suficientemente pequeño como para que parezca atractivo.

Por otro lado, en caso de haber existido previamente este coste (muchos de los servicios ya están ofrecidos por grandes empresas e incluso multinacionales), la oferta debe ser más rápida, más fácil de usar y, sobre todo, más económica.

Si se cumplen estas condiciones y se ofrece el servicio a un nuevo cliente, seguro que termina optando por esta alternativa de aprovechamiento del tiempo y mejora su vida, la del emprendedor y la de la app desarrollada a tal efecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here