El perfil de emprendedor está ligado a menudo con una persona que siempre está pensando en nuevas ideas o nuevas estrategias sobre cómo evolucionar la idea de negocio. Sin embargo, es recomendable para no desgastar las energías innatas del emprendedor, acometer ciertos hábitos recomendables como las siguientes:

Hacer deporte

El emprendedor suele pasar muchas horas dedicadas a su proyecto. Acudir a un gimnasio o establecer rutinas deportivas no sólo nos permite salir de la oficina y del entorno laboral, sino que además nos permite desconectar completamente para centrarnos en un trabajo físico.

No tener una jornada de 24 horas

Otro de los errores frecuentes de los emprendedores es el de dedicar todo el tiempo posible al proyecto profesional. Muchas veces es complejo desconectar, por esa razón el deporte suele ser la mejor opción para ello. Además, practicar deporte ofrece efectos secundarios positivos para la persona responsable que pueden afectar también a su trabajo, por descontado de manera óptima.

Buscar vacaciones donde no las hay

La mayoría de emprendedores no tiene vacaciones. Su dedicación al trabajo es normalmente tan intensa como su propia mentalidad de seguir mejorando profesionalmente día a día. Por esa razón en ocasiones y tras largos meses de trabajo sin descanso, es recomendable buscar vacaciones, incluso donde no las hay.

Establecer una rutina como tomarse los miércoles por la tarde libres, salir temprano de trabajar determinados días o aprovechar todos los puentes festivos posibles, pueden ser buenas estrategias que ofrecen días sin estrés laboral y el consecuente desahogo para el emprendedor, en lo que a dedicación profesional se refiere.

Dieta equilibrada

Si eres emprendedor, sabrás perfectamente que comer (e incluso cenar) en el trabajo es una práctica corriente. Lo mejor que puedes hacer es detener esta rutina inmediatamente. Para conseguir una dieta equilibrada lo mejor no sólo es prepararla, sino hacerlo en casa directamente antes de consumirla.

Tanto tomar una dieta equilibrada como dedicar un tiempo diario a ella permite la desconexión que todo emprendedor debería disfrutar siempre que pueda.

No todo es emprender

Otra de las rutinas desaconsejables es la de no fijar la vista en otra cosa que no sea emprender. Busca hobbies, aficiones o rutinas que tengan una total desvinculación con el emprendedurismo, sobre todo con respecto al sector donde se está trabajando en este momento.

Lo curioso es que esta desconexión es la que en muchas ocasiones ayuda al emprendedor a mejorar en su trabajo, dado que cambia los puntos de vista y ofrece perspectivas únicas, por lo que indirectamente se mantiene la mente en el trabajo, pero más saludablemente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here